Noticias

VACACIONES EN VIÑA DEL MAR

Los niños y niñas de la residencia Padre Alfonso Boess, de Viña del Mar, han podido disfrutar de este verano a pesar de la pandemia y las cuarentenas. El programa de vacaciones que implementaron, en forma conjunta a los establecido por el plan Paso a Paso, les ha permitido, desde el mes de diciembre, realizar salidas, incorporando al equipo técnico en algunas de ellas y a las trabajadoras de trato directo, así como también otras actividades.

“El día martes tenemos día de playa, aprovechando el permiso del plan del Gobierno. El día miércoles trabajamos con ellos aquí en el hogar el cuidado corporal y hacemos tardes de piscina, campeonatos de taca-taca y de ping pong. Incluso hemos podido establecer un proyecto de huerto, que les ha permitido trabajar la tierra, el cuidado de las plantas y para que puedan descomprimirse de una manera más terapéutica. Ha sido muy satisfactorio” comenta Bárbara Aguilera, directora del hogar.

A ello, se suman los días jueves con actividades deportivas, en donde uno de los monitores establece una rutina en el borde costero, donde ocupan las máquinas de ejercicios funcionales dispuestas cerca de la playa, trabajando, entre otras cosas, formas de canalizar la energía y el control de impulso. Para el día viernes, realizan divertidos panoramas internos en la residencia, preparándose para el fin de semana que, por estos días, deben vivirlo en cuarentena.

“Cuando salen son felices, porque lo que más han resentido durante esta pandemia es la cuarentena del fin de semana. Ya tuvimos un año complicado con el confinamiento total, en donde perdieron su rutina escolar, su estructura y en ese sentido, pensar que el verano iba a ser un poco más flexible y que volvamos a una situación de cuarentena los fines de semana, es muy frustrante para ellos. Muchas veces hemos tenido crisis y les hemos tenido que explicar a los niños, trabajar más con ellos, pero es muy entendible que eso les pase”, cuenta la directora,   agregando además, que son las educadoras y sus habilidades las que deben tratar con ellos durante los fines de semana, jugando a la par con ellos, motivándolos y entregándoles un vínculo afectivo que perdure.

Por estos días, los niños se encuentran en un paseo en Papudo que ha durado toda la semana y en donde han disfrutado de la playa y realizado circuitos de trekking, para llegar con las pilas recargadas a prepararse para el retorno a clases durante la última semana de febrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *