Cada año María Ayuda celebra su aniversario del 12 de abril con una Eucaristía de acción de gracias abierta a toda la comunidad. En ella los niños y niñas representando a los hogares, traen sus ofrendas, símbolos de los frutos del año que ha pasado, sus logros y dificultades, así como también los de las distintas instancias que tiene la Corporación.

Este 12 de abril, que fue justo en el día de la Resurrección del Señor, nos sorprendió en medio de la pandemia del Coronavirus, por lo tanto, con restricciones de contacto social y físico por la cuarentena ordenada por las autoridades. Se hizo necesario por lo tanto pensar en una celebración interna en cada programa, donde los equipos pudieron realizar una liturgia y un encuentro comunitario con sus niños, niñas y adolescentes.

La grave crisis de salud que vive el mundo y nuestro país, además de las restricciones económicas que ya empezamos a experimentar, nos recuerdan que María Ayuda nació en medio de la gran tormenta social y económica de los años ochenta, donde muchas niñas pequeñas salieron a las calles de la capital a buscar formas de llevar unos pesos a sus casas. Era un tiempo de gran drama social, fruto de la enorme cesantía que se vivía. Y si nacimos en tiempos de gran dificultad y supimos navegar en la tormenta de esa época, sabremos también dirigir la barca hacia aguas más tranquilas, porque nunca hemos dudado que quien lleva el timón es María, victoriosa en cada paso que con ella hemos dado.

Será un año difícil, no hay duda. No podremos realizar la histórica colecta anual, y quizás todos los eventos para recaudar dinero tengan que postergarse o repensarse. Los equipos de casa central obligados al teletrabajo se han organizado de la mejor forma, para apoyar a los programas sociales en todo Chile, que a su vez sacan lo mejor de sí para realizar la misión encomendada.

Por todo esto queremos hoy apelar más aún a la generosidad de Uds., queridos benefactores, socios y colaboradores, para que sigan apoyando esta obra fundada hace 37 años por el Padre Hernán Alessandri, y que en medio de este nuevo desafío quiere continuar acogiendo a cientos de niños, niñas y adolescentes vulnerados a lo largo de Chile.

Que Dios los bendiga y María los proteja en este tiempo.

Padre Francisco Pereira

Director Pastoral MA