Ignacia tiene 19 años y es beneficiaria de María Ayuda hace casi dos años. Llegó a una de nuestras residencias y casa de acogida para madres adolescentes, en donde se trabaja especialmente el fortalecimiento de su rol materno, en la reinserción a sus familias de ser posible o en la preparación para la vida independiente.

Durante su embarazo terminó sus estudios en un instituto nocturno, y siempre se mostró interesada en continuar estudiando y ser profesional. El esfuerzo demostrado y la oportunidad de abrirle un camino para un mejor futuro, llevó a la institución a levantar los fondos necesarios entre sus mismos socios y colaboradores, para apoyarla en su formación técnica.

En marzo de 2020, Ignacia entrará a estudiar técnico en odontología, con una beca destinada a financiar el primer año de esta carrera. Experiencias como éstas, con la ayuda de personas y empresas que trabajan con María Ayuda, colaboran a proteger la infancia, para un mejor futuro.