Como parte de los desafíos para este 2020, María Ayuda busca fortalecer su imagen de marca para así ser más eficientes en la búsqueda de socios y empresas que la apoyen en la generación de sus ingresos, los que tienen el propósito de mejorar el estándar de atención de sus 18 programas sociales y dar protección a niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus derechos.

“Queremos llegar a todas aquellas personas que si bien pueden conocer la marca María Ayuda, no nos reconocen aún como una institución que trabaja con infancia vulnerada”, comenta Francesca Wüllfrodt, jefa de marketing de María Ayuda.

 Por esta razón es necesario visibilizar la realidad en Chile de los niños, niñas y adolescentes que han sufrido maltrato, abandono y abuso. “Que la sociedad en general entienda que la superación de este problema depende de todos y que una forma de hacerse parte de la solución, es trabajando con María Ayuda”, agrega.

 “En una primera etapa, acompañados de la nueva imagen, queremos decir de frente a qué nos referimos cuando hablamos de infancia vulnerada, a través de distintos medios, llamando a que todos nos unamos para cambiar la realidad y juntos protejamos la infancia para un mejor futuro”, recalca Francesca Wüllfrodt.