Después de 20 años juntos, María Ayuda y Scotiabank han renovado su alianza con mayor fuerza y entusiasmo. En esta nueva etapa, el banco está ayudando a financiar, como principal foco, las mallas de formación para los profesionales que trabajan en atención directa de los niños, niñas y adolescentes, para que sus conocimientos y capacidades estén siempre actualizadas y acordes a la realidad actual de la infancia vulnerada.

Junto con ello, Scotiabank anualmente entrega un importante aporte a María Ayuda, para financiar la operación de las residencias, lo que hace que sea esta la principal alianza estratégica con un sello único.

Además Scotiabank apoya permanentemente las principales actividades de María Ayuda durante el año como la colecta nacional y la cena anual Ronda de los Amigos entre otras, haciendo párticipe a los colaboradores como voluntarios en estas instancias, comprometiéndolos con la causa y acercándolos a la realidad de la corporación.

“En María Ayuda tenemos excelente capital de trabajo. Profesionales especialistas en el manejo de la infancia vulnerada y con una vocación por el servicio hacia los más desprotegidos que nos destaca. Pero el financiamiento que recibimos desde el Estado no cubre todo el presupuesto de operación, por lo que necesitamos de socios privados que nos ayuden a financiar el trabajo para y por los niños y niñas que acogemos en nuestras residencias a lo largo de Chile”, comenta Jorge Gómez, director comercial de María Ayuda.

Scotiabank es una institución con más de 180 años y un reconocido historial de aporte comunitario tanto en Canadá como en los países donde opera. Está presente en Chile desde 1990 y el año 2000 definió canalizar su proyecto local de responsabilidad social empresarial a través del apoyo a la labor de María Ayuda.

“La alianza con María Ayuda se enmarca en el compromiso que Scotiabank tiene con las comunidades en las que opera. Cuando el Banco llegó a Chile, hace ya 30 años, decidió buscar una institución que fuera reconocida por su labor social y de este modo le permitiera aportar como organización al país. A lo largo de su existencia, María Ayuda ha permitido que miles de niños y niñas que han sido vulnerados en sus derechos puedan tener una vida mejor. Gracias a esta alianza, los colaboradores del Banco hemos podido ser parte de esta obra y queremos seguir siéndolo en el largo plazo”, explica Jacqueline Balbontín, VP de Recursos Humanos de Scotiabank Chile.

En este sentido para María Ayuda su objetivo es seguir afianzando una alianza de valor compartido, “donde nuestros niños, niñas y adolescentes se vean beneficiados, pero donde la marca Scotiabank, sus directivos y colaboradores, también se vean favorecidos y reconocidos por la sociedad, por hacerse parte de la solución de un problema que es de todos: La infancia vulnerada en Chile”, finaliza Jorge Gómez.