Programas Sociales


Seleccione una ciudad
Santiago
Centro de Atención Ambulatorio Rayún "Casa de la Fran"

Dirección: Avda. Eyzaguirre #1120, Puente Alto, Santiago, Chile.
Teléfono: 26 50 12 40 / 26 50 12 41
Contacto: Paz Cofré., Directora Programa
Mail: paz.cofre@mariaayuda.cl

La Casa de la Fran es una construcción emplazada en la Villa Venezuela, en Puente Alto, realizada en recuerdo de Francisca Cooper, voluntaria de María Ayuda; quien fallece trágicamente en el tsunami de Tailandia en 2004. Quien era su esposo -Aurelio Montes- concreta la iniciativa, inaugurando el  2007  la “Casa de la Fran”.

Ya terminada la casa, se instala en dicha dependencia el programa Vínculos, que tenía como objetivo principal prevenir y detectar explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes. Durante cuatro años, el equipo de trabajo – compuesto por psicólogos, educadores, trabajadores sociales y administrativos – estuvo centrado en la atención ambulatoria individual y en talleres psicoeducativos de muchos niños/as que habían sido vulnerados en sus derechos. En complemento a ello, se trabajó también con las familias; como modo de reparar el daño que habían sufrido y así lograr que desarrollasen factores protectores para su vida futura.

Cuando este Programa se cierra, a fines del 2011, se traslada a la Casa de la Fran otro proyecto de la Corporación que se había iniciado algunos años antes, también en la Comuna de Puente Alto. En abril del 2006, la Corporación había desarrollado un Proyecto diferente, un centro ambulatorio reparatorio para niños, niñas y adolescente (NNA) afectados por algún tipo de maltrato; aspiración que pretendía responder- en parte – a una realidad nacional, pero también a la vivencia de varios alumnos del Colegio Padre José Kentenich; institución surgida al alero del Padre Hernán Alessandri (fundador de María Ayuda).

Este centro, llamado Rayún – que en mapudungun significa “florecer” – tiene como gran meta trabajar terapeuticamente y de manera psicosocial tanto con los niños, niñas y adolescentes como con sus familias (o personas significativas a cargo) que han sido vulnerados en sus derechos.

Nuestros objetivos se relacionan con interrumpir dichas situaciones de maltrato, sean o no constitutivas de delito (adoptando medidas judiciales en caso que sea pertinente); secundariamente favorecemos un proceso de re significación de las vivencias de vulneración con los niños, niñas y adolescentes y  por último facilitamos la visualización y reconocimiento de herramientas individuales y familiares orientadas al logro de su  bienestar integral.

Así también, de manera complementaria, nos esforzamos para contribuir a la integración de las familias a las redes sociales existentes y favorecer que estas redes o instituciones aporten al proceso reparatorio y de sanación de los niños, niñas y adolescentes. En consecuencia, nuestra tarea dice relación con la sanación de los vínculos a través de un abordaje complementario e integral; para nuestro Centro, el establecimiento de un vínculo sano entre adulto y NNA constituye una base para el re establecimiento de confianzas que han sido quebradas; solo desde ahí será posible realizar un trabajo reparatorio en todos los ámbitos en los que se desenvuelve el NNA. Nuestro propósito final es que los “corazones” de nuestros NNA florezcan mediante el proceso terapéutico y logren sanar/cicatrizar las heridas generadas por la negligencia, maltrato psicológico, sexual y físico.

Como escribió el padre Kentenich: “el ser humano es como un árbol, que puede crecer sano, fuerte, seguro hasta lograr todo su esplendor, solo si tiene sus raíces fuertes, profundas y arraigadas. Estas raíces son los vínculos, que a semejanza del árbol, la persona necesita para poder sostenerse incluso en las peores tempestades…esta múltiple direccionalidad de los vínculos, le dan al hombre la base de sustentación para su desarrollo y plenitud como ser humano”.

Hoy atendemos una población de 60 niños, niñas, adolescentes y sus familias; NNA entre 6 y 18 años que viven en la Comuna de Puente Alto y sus alrededores; personas que han sido derivadas, en su mayoría, por orden del Tribunal de Familia o Fiscalía Local. Cabe rescatar, que en ambos proyectos institucionales la espiritualidad ha sido un pilar fundamental, que tiene el apoyo del Santuario; obra social que se entiende como un fruto apostólico y social del movimiento de Schoenstatt.


Directorio

Presidente:

  • Ignacio de Iruarrizaga Samaniego

Vicepresidente:

  • Clemente González Álvarez

Tesorero:

  • Pablo Navarro Hauessler

Directores:

  • Jorge Herrera Ronco
  • Teresita Tagle Quiroz
  • Mauricio Saldivia Medina
  • Francisco Pérez Mackenna
  • P. Francisco Pereira Ochagavía

 


Volver al Inicio