Las cosas cuestan en la vida y vale la pena el esfuerzo si es para formar una familia, la que siempre soñé

Testimonios

María Isabel González: Me siento eternamente en deuda con María Ayuda

Esta carta la recibió el Padre Francisco Pereira, director pastoral de María Ayuda, en julio de 2008. Quien la escribió es María Isabel González, egresada del hogar Villa Santa María del Bosque. Hoy, ella es una gran colaboradora de María Ayuda.

Padre Francisco:

Yo soy Maria Isabel Gonzalez Leiva, tengo 28 años.   Egresé de Maria Ayuda a los 20 años (año 2001). La verdad es que siempre he tenido algo de contacto con la Villa, cuesta desligarse de los que fueron nuestra familia por tantos años.

Yo ingrese a la Villa a los 9 años. Llegué por las mismas razones que llegan muchas niñas: abandono, maltrato, abuso y por vivir en situación de pobreza extrema (sin agua potable, sin comida…mmm salíamos de muy chiquititos yo y mis hermanos a pedir pan).

Bueno, un día me fui de mi casa y unos señores (patrones de mi abuelita) me llevaron al hogar María Ayuda en el fundo El Bosque (Villa Santa María de El Bosque). Fue aquí donde pasé los mejores años de mi vida, tuve unas mamás que estaban preocupadas las 24 horas de que nos alimentáramos, de nuestra ropa, de que estudiáramos y creciéramos confiando en nuestras capacidades para cambiar nuestro destino.

Gracias a la Mater, las madrinas (voluntarias) y toda la gente de María Ayuda lo pude lograr; y la verdad es que no fue difícil porque en la Villa tenía todo…cariño, atenciones, alimento, tranquila el alma cuando rezábamos el Ángelus o nos encomendábamos a la Mater antes de dormir.

Yo estudié contabilidad en un liceo comercial (soy contador general), trabajo hace 8 años en una Fundación que tiene colegios en regiones, me gusta mucho mi trabajo. El próximo año voy a entrar a estudiar auditoria.

Tengo un hijo que se llama Francisco Lira. Él tiene 6 añitos, me compré un departamento lindo, lindo, donde vivimos mi marido, mi hijo y yo. Para mí, la vida es absolutamente distinta ahora, mi hijo no tiene idea por las cosas que pasó su mamá, mi marido sí lo sabe y creo que es por eso que me valora y me quiere mucho más.

Las cosas cuestan en la vida y vale la pena el esfuerzo si es para formar una familia, la que siempre soñé. Sigo teniendo contacto con mis padrinos afectivos que me consiguieron en la Villa: Álvaro Lagos, Gilda Frez Denegri (es la sobrina de la tía Uber, que falleció hace tan poco tiempo). El tío Álvaro fue mi papá durante muchos años, luego mi profesor en la ECAS (escuela de contadores auditores) y mi primer jefe cuando egresé del liceo. Es muy importante el trabajo que realizan los padrinos en el hogar. De hecho, este fin de semana me vinieron a ver al departamento; ellos están muy contentos con lo que hemos logrado porque ha sido un trabajo en conjunto, sin ellos no creo que hubiera llegado tan lejos, me dicen que se sienten orgullosos, que me quieren mucho y que están felices de que la familia esté creciendo.

Padre, yo me siento eternamente en deuda con María Ayuda y siempre ando pensando de qué forma se los puedo agradecer; la verdad es que recordar todo me hace llorar, tengo mucha nostalgia de esos años, de todo lo que pasó y lo maravilloso que es abrir los ojos y encontrarse con un mundo nuevo, lleno de posibilidades, cosas inimaginables para alguien que nació en las condiciones que nací yo y muchas niñas.

Padre, formamos un grupo en Facebook que se llama egresadas de María Ayuda, sólo hay 6 integrantes, pero espero que pronto vayamos siendo muchas más Mmm…se me olvidaba mencionarle que también tengo contacto con las madrinas de mi casa Esperanza: La tía carmen Correa, la tía Saba, la tía María Luz González, la tía Chibi, la tía Luli.

Bueno, Padre, eso es todo, cualquier cosa que necesite….por favor llámeme, estoy dispuesta a ayudar en lo que sea. De hecho, quiero con las demás del grupo ir un día a la Villa y hacerles una tarde recreativa a la chiquillas y una oncecita…..y ahí aprovechar de hablar con ellas, que tengan fe, que confíen en que pueden salir adelante si se lo proponen, nada es imposible.

Hasta pronto, abrazos.

Atentamente,

MARIA ISABEL GONZALEZ

María Isabel ya ha visitado a las niñas y recolectó aportes en su empresa para hacerles nuevas cortinas y cubrecamas a las piezas de su antiguo hogar.

Volver al Inicio