Hogar para niños enfermos de cáncer y Hogar de Concepción

En la línea de acoger a niños y niñas en situaciones de vulnerabilidad social, se crea en Ñuñoa el Hogar Felipe Rivera para niños enfermos de cáncer, que viajan a Santiago desde diferentes regiones del país, para recibir su tratamiento oncológico en el Hospital  Luis Calvo Mackenna.

 

Asimismo, en 1990 se da inicio a la extensión de María Ayuda a otras regiones del país, con el funcionamiento del Primer Hogar María Ayuda en Concepción, continuidad de la Casa de Acogida fundada en 1986 por el Padre Claudio Jeria de la Comunidad de los Padres de Schoenstatt en la zona.

Volver al Inicio