Noticias

En nuestras manos está el sueño de los niños, niñas y adolescentes vulnerados


Se acerca la hermosa fiesta de Navidad, tan sensible para el mundo cristiano, pero especialmente para los niños y niñas y adolescentes que cobijamos en nuestros hogares. Quizás muchos de ellos escriban una carta al Niño Jesús, que fue pobre y humilde como ellos, con sus anhelos y sueños, donde sin duda alguna, el deseo de estar con los suyos será en lo primero que expresen. Pero, que ese sueño se cumpla pronto, cuando esto es posible, dependerá de todos nosotros, de los que trabajamos en María Ayuda, pero también de todas las redes o brazos que el sistema de protección de la infancia contempla.

Ha sido un año muy marcado por la exposición pública y mediática de los graves problemas del sistema que debe proteger a la infancia vulnerada, y que no lo logra hacerlo como debiera, especialmente por la falta de recursos para las Instituciones que trabajamos en ello. Podemos decir que terminamos el año con la esperanza de haber sido escuchados por la mayoría de aquellos que tienen en sus manos las decisiones de legislar en favor de los niños, pero también con el realismo de saber que estamos a mitad de camino en la lucha por la dignidad que se requiere para ellos. Rogamos para que pronto estos niños y niñas que son presente y futuro estén en el corazón de todos Uds.

Los invito a no bajar los brazos ni un solo momento, en su oración y ayuda concreta, ya que de Uds. nuestros colaboradores, depende en gran parte que los niños y niñas más vulnerados, los que no podrán pasar esta Navidad con sus familias, el próximo año,  sí puedan hacerlo, porque eso significa que hemos logrado recuperar un derecho fundamental para ellos, el de vivir en familia.

Feliz Navidad para todos

Padre Francisco Pereira Ochagavía

Director Pastoral María Ayuda