Noticias


En esta navidad más que nunca, por las circunstancias sociales que vivimos, anhelamos para Chile y para todos nuestros fieles colaboradores, un profundo sentimiento de amor y de paz.

Los niños, niñas y adolescentes que acogemos en todos nuestros hogares a lo largo del país, tendrán un futuro más esperanzador y no de estigmatización, como ocurre en algunos de ellos, en la medida en que visibilicemos y ahondemos en esa dura realidad social que comienza en sus propias familias.

Es allí, en una vida sin vínculos de amor y seguridad de su entorno, en donde se originan tantas situaciones de violencia y desarraigo. Es por esto que nuestro trabajo en María Ayuda será siempre enfocado en restituir, en la medida que sea posible, el derecho que ellos tienen a vivir en familia, ya sea propia o externa porque solo así se podrán sanar las heridas que traen desde pequeños fruto de esa vulneración en sus derechos.

Agradecemos a cada uno de ustedes la fidelidad de apoyarnos en esta causa tan sensible para todos; la de cambiar la vida y el futuro de cada uno de nuestros beneficiarios. Que Dios, hecho niño, en el humilde establo de Belén, los bendiga y acompañe en esta noche buena.

Los saluda,
Padre Francisco Pereira Ochagavía.

Saludo de Navidad